Relatos: No gritará
La Escritura nos anuncia que el siervo "no gritará". Tampoco romperá al débil con una "vida rota", ni dejará que se apague el que vacila. El siervo no se impondrá, ni se alzará ante otros con una actitud agrevisa, violenta. El poder de Dios no se usará para acallar al que vive diferente. Sólo el amor puede hacer que el corazón del hombre cambie radicalmente; el resto son apariencias, miedos, cautelas, pero no verdadera transfor-mación ni liberación, que es lo que Dios busca en su historia con el hombre y el niño.

seguir >>>

 

 

para no quedarse en palabras

¿Te atreves a cambiar el paso, a ritmo de Jesús?

PP. Escolapios -EPV